2013


DESDE EL ARTE Y LA CULTURA

TOD@S TRABAJANDO POR UNA


ASAMBLEA CONSTITUYENTE

NUEVA CONSTITUCIÓN

martes, 30 de junio de 2009

Comunicado de la Comunidad Hondureña de Teatristas (COMHTE)

Los actores, actrices, directores, directoras, dramaturgos, dramaturgas, productores, productoras y técnicos agremiados en la Comunidad Hondureña de Teatristas (COMHTE) ante la actual situación política y social que afecta a nuestro país expresamos lo siguiente:

1- Repudiamos enérgicamente el Golpe de Estado y la ruptura del orden constitucional promovido por los sectores más retrógrados y reaccionarios del país que han culminado con la expulsión y destierro del Presidente Manuel Zelaya.
2- No reconocemos el gobierno de facto representado por el señor Roberto Micheletti.
3- Llamamos a la ciudadanía a manifestar de manera clara el deseo de retornar al cauce democrático conquistado por el pueblo hondureño a partir de la vuelta de los civiles al poder sin intromisión del ejército.
4- Llamamos a la población a la desobediencia civil patriótica y pacífica ante los usurpadores golpistas.
5- Pedimos a la Comunidad Internacional mantenerse firme en su posición de reconocer como el legítimo representante del pueblo hondureño al ciudadano José Manuel Zelaya Rosales, Presidente Constitucional electo en las urnas.
Tegucigalpa M.D.C. 30 de junio de 2009.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

COMUNIDAD HONDUREÑA DE TEATRISTAS

Mario Jaén
Presidente COMHTE

Colonia Palmira 1ra. Calle contiguo al redondel Los Artesanos
edificio adjunto Centro Cultural de España en Tegucigalpa
Asociación Cultural
Teatro Taller Tegucigalpa
tels: 2377188 / 2223442
Cel. 99945501
www.ttthonduras.org
http://www.ttthonduras.org>


lunes, 29 de junio de 2009

La propuesta Cultural del Gobierno


Lectura Propuesta Cultural
Gobiernos de la Concertación 2005-2010


El año 2005 el gobierno de Michelle Bachelete entrega su propuesta cultural, inspirados en la idea de que “ la cultura de un país es lo que marca la diferencia en sus posibilidades de desarrollo”. El concepto de “desarrollo” es inherente a la Modernidad y desde un prisma capitalista, la mejor manera de acceder a él es dejando las principales decisiones al libre juego de las fuerzas del Mercado. Cabe destacar que, bajo este modelo, el rol del Estado se limita a facilitar que el impulso adquisitivo, supuestamente inherente a las personas, actúe con libertad.

Bajo esta óptica “libre-mercadista” es que se ha desarrollado el proyecto de Cultura de la Concertación, sometiéndola a las leyes del Mercado de la misma manera que lo ha hecho con otros ámbitos fundamentales de la construcción social: la salud, la educación, la seguridad social, relaciones laborales, etc.
El documento señala que el Estado no define qué tipo de Cultura le conviene a país, sin embargo tras echar un simple vistazo a las políticas culturales se puede observar que si se define: Cultura de Mercado.

“Los cambios socio- económicos que están ocurriendo en el país, especialmente aquellos como el acelerado proceso de urbanización, el incremento de los niveles educativos, mayor disposición de tiempo libre y la esperable reducción del tiempo de trabajo son factores que potencian el desarrollo de las Industrias Culturales.
Los productos Culturales tienden a ubicarse dentro de las áreas de mayor crecimiento de la economía mundial, además se promueven intercambios para su producción, promoción y difusión a tal escala que lo convierte en el sector mas globalizado de la economía mundial”.


“El Estado no define qué tipo de cultura le conviene a la Sociedad, pero debe favorecer las condiciones que hacen posible tanto la libertad de los creadores como el libre albedrío de las audiencias a preferir y escoger entre diferentes bienes culturales”.

Es interesante observar cómo aparte de la “definición” de Cultura e Identidad Cultural, en su propuesta práctica el documento las concibe como objeto de acceso e intercambio con los países del mundo, especialmente aquellos con los que se han firmado tratados de libre-comercio, en general potencias económicas del primer mundo.

“La Identidad Cultural del país en un mundo globalizado supone la afirmación de nuestros sueños y nuestra memoria. De allí la necesidad de alcanzar como nación un mayor espesor cultural, para ocupar la posición de interlocutores culturales y no de meros importadores de cultura”

“Latinoamérica es el contexto principal de nuestro diálogo cultural, por cuanto es parte privilegiada de construcción de nuestra identidad. Del mismo modo, cultivamos una relación particular con Europa y por cierto Norte América, con quienes compartimos valores de modernidad, de derechos humanos e individuales, de democracia, tolerancia religiosa y libertad de expresión”.

En cuánto a la creación artística, observamos que el Estado se esmera en el apoyo a todos los eslabones de la cadena de producción de la obra de arte, aumentando su calidad y cantidad de producción con el objetivo de instalar en el Mercado un producto que hasta ahora no había sido explotado comercialmente en sus amplias dimensiones: el mercado del Arte y la Cultura. Al Mismo tiempo el Estado se propone promover el desarrollo de una Industria Cultural que aporte al crecimiento de la oferta de bienes y servicios culturales y asegurar la difusión de la creación.

Debemos destacar el hecho de que el acento del gobierno para la difusión de la Cultura lo aleja del primer propósito de la Plataforma Cultural: “garantizar oportunidades de acceso a la Cultura”. Bajo este modelo de desarrollo cultural el Arte y la Cultura quedan al acceso de quienes dispongan de los recursos económicos para acceder a ellos, alejando a las masas y elitizando el acceso a la Cultura (consecuencia asumida del modelo neo- liberal: profunda brecha.)

El acceso masivo a las Cultura se generaría a través del impulso cultural en la TELEVISIÓN. Este espacio de difusión masiva y de carácter gratuito, responde en su funcionamiento a mecánicas económicas e ideológicas que lo convierten en un espacio enajenante y profundamente instrumentalizado por la clase dominante.

Consideramos que los lineamientos de carácter “social” en el documento son sólo demagogia en su definición y pequeños actos “simbólicos” o de “contención” en su praxis.

Sospechamos que las Políticas Culturales de La Concertación han apuntado al impulso de un “mercado” y una “industria” cultural que genere recursos, fuentes de trabajo y circulación de dinero para convertirlas en un importante agente económico, para luego desligarse de responsabilidades (más allá de las propias del modelo neo-liberal) dejando a la deriva a las manifestaciones de Artísticas y Culturales que no se conciban desde una perspectiva libre-mercadista.

Para otro modelo cultural, un sistema de relaciones sociales construido a partir de un modelo distinto y contrario al dominante.

Primer paso ASAMBLEA CONSITUYENTE


(Los textos entre comillas y en negrita corresponden a extractos literales del texto “Definiciones de Políticas Culturales 2005-2010”, redactado por el Directorio del Consejo Nacional del Arte y la Cultura.)


PEDRO VICENTE.

Honduras, se desorganizan los guardaespaldas


Cuentan que el dramaturgo Gerhard Hauppman participó, a escondidas y por curiosidad, en una huelga de trabajadores que no sólo tenía cerrada la fábrica, sino que también mantenía confinado en una oficina al dueño y a su familia. La policía había intentado tomar la fábrica varias veces pero, en verdaderos combates, siempre habían llevado la peor parte. Hauppman cuenta que, luego de las victorias de los trabajadores frente a la policía, el dueño pidió hablar con el líder sindical. Frente a frente, el dueño le dijo: “Ríndanse ahora; entreguen la fábrica y les perdonaré la vida”.

Hauppman confiesa que esa experiencia “frente a la enfermedad de la arrogancia” lo llevó a escribir Las Tejedoras, pieza que luego le reportaría el Premio Nóbel de Literatura en 1912. Le impactó al autor la soberbia del dueño que, aún cuando estaba derrotado, siempre pensó, sinceramente, que él tenía el poder. Esa arrogancia lo enceguecía y no sólo lo llevó a mantenerse en “la derrota altanera”, sino que le imposibilitó desarrollar otras estrategias, cambiar su actitud, modificar su discurso y quizás, hablar con las palabras cruciales de la época por venir.


El Golpe de Estado del 28 de Junio 2009 contra el presidente electo en Honduras, y el regreso de los militares a la nómina de los millonarios, es resultado, entre otras cosas, de la misma soberbia que impactó a Hauppman; que un presidente elegido no siga las directrices establecidas por los que nadie ha elegido, es para los dueños de todo en nuestros países, en su “la derrota altanera”, naturalmente inaceptable.

Esta escuela del pensamiento de la soberbia –y luego, de la violencia, que es la única forma final de hacer creíble la arrogancia- tiene sus delirantes seguidores no sólo entre los potentados, sino también entre los empleados, contratados, personal y hasta víctimas de los mismos acaudalados. Clase media que poco o nada tiene, más que trabajo para enriquecer a otro y que sin embargo prefieren mostrar su emoción y apoyan hasta con lágrimas a la misma clase de poderosos que, sin secreto, les desprecia.

Es la “moral del esclavo”, la misma que desarrolló el encadenado que defiende a su victimario hasta con la vida, porque sin él no podrá dormir al lado de los animales; sin su patrón, su hija no será el objeto sexual del señorito de la casa ni su esposa podrá partirse el alma alimentando, por nada, a los que lo tienen todo. Sin su dueño, el esclavo, cree, no es nada, porque el dueño representa la única utopía a la que tiene acceso.

De esta moral del esclavo participan no sólo diputados y militares Hondureños hoy 28 de Junio –que son los que dan la cara para defender la limosna que reciben de los poderosos- sino hasta esa masa de desposeídos de la clase media, que ha sido convencida de que, aunque sus vidas y la de los suyos se desvanece, su Utopía, armada desde lo más superficial y burdo de los Medios, tiene una oportunidad. “Mi riqueza –le dice el poderoso- protege tu esperanza. Si algún día yo pierdo mis bancos, mis empresas multinacionales, mis medios de comunicación, mi monopolio de fármacos, mi negocio de venta de armas (y hasta mi venta de carros por concesionario), pues seguro luego tú, clase media pobre, perderás la hamburguesa rápida que te sirve de cena, el multiticket del metro, te expropiarán uno de los tres pares de zapatos que tienes; te nacionalizarán los baldes con los que sales a recoger el agua.”

Detrás del fusil de repetición y de los soldados apuntando a periodistas, los dos aterrados se desvanecen en lo mejor de la arrogancia de clase: la idea de que NO hay que convencer a la mayoría. Después de todo, la democracia es un invento burgués y, si a ver vamos, en nuestros países “pobres pero con ganas”, hasta la burguesía limpia los pies y sirve de cadáver necesario para mantener la soberbia del poderoso.

Pero la verdad, que no desea entender el dueño de la fábrica de Hauppman y tampoco los que han dado el golpe de estado en Honduras, es que hoy, en todo el mundo, la utopía y las ideas de la esperanza, mientras más se nieguen, más colectivo y violento será su deseo. La soberbia del victimario enardece a la victima. Y en su ira, el que lo tiene todo, tiene más que perder.

Porque a la idea democrática, -y en especial, a la corriente democratizadora que se impone en todo el mundo- si no la vencen con la mayoría, pues no la podrán derrotar nunca. A estas alturas y luego del fracaso colectivo del capital en todo el planeta, de la asimilación de la avaricia como gerencia y de la exclusión y las desigualdades como sostén de indicadores económicos fantásticos, pues quizás ya es hora de aceptar, incluso en Honduras del 28 de Junio, que no hay futuro sin la participación no sólo de las mayorías, sino en la atención y protagonismo de los pobres. El futuro, las ideas de la esperanza y la promesa de la Utopía serán para todos, o el futuro no será posible, ni siquiera probable. Al dueño de la fábrica de Hauppman, así como a los militares y dueños del capital Hondureños, quizás le convenga dejar de lado su arrogancia, apartar “la derrota altanera”, cambiar el discurso y ponerse del lado de la historia. Porque si no, quizás nunca salgan de su encierro.

Para los fanáticos de la soberbia y la violencia, les queda su consabido y recetado final feliz: el ejército alemán liberó la fábrica, asesinó a los líderes sindicales y en los combates, murieron también el dueño y su familia. Hauppman se salvó para contarlo todo, aunque ni siquiera fue un consuelo. Pero esa es la historia “feliz” del fascismo que, por estos días, se ve menos probable si notamos que a la soberbia parece que se les desorganizan los guardaespaldas.

Gustavo Ott
@2009

GUSTAVO OTT
WEB SITE: http://www.gustavoott.com.ar
27 OBRAS DISPONIBLES EN ESPAÑOL y 42 EN 14 IDIOMAS DIFERENTES
27 PLAYS AVAILABLE IN SPANISH AND 42 IN 14 DIFFERENT LANGUAGES
TEATRO SAN MARTÍN DE CARACAS: www.tsmcaracas.com

jueves, 25 de junio de 2009

Asamblea Consituyente para Chile: El ejemplo de Ecuador

La historia no es sólo pasado, si no también presente y sobre todo futuro. ES PROYECCIÓN. Es la construcción social de la realidad futura. El más importante derecho humano consiste en respetar la capacidad del ciudadano de construir la realidad futura que necesita. No respetar ese derecho, usurparlo o adulterarlo es imponer sobre todo, no la verdad, sino la mentira histórica.

video

martes, 2 de junio de 2009

DESDE ECUADOR.....Benedetti ha muerto


COMO UNA VELA QUE SE APAGA
HA ESCRITO, CON SU MUERTE SANA,
SU ÚLTIMO POEMA
DE AMOR Y LUCHA POR UN MUNDO NUEVO,
EL POETA Y ESCRITOR
MARIO BENEDETTI

Ha muerto Mario Benedetti, en Uruguay, a los 88 años, como una velita que se apaga. Como mueren las conciencias tranquilas de los hombres que han contribuido a inflamar la conciencia de la juventud, de los pueblos.

A Benedetti le tocó vivir y escribir durante una parte de su vida enfrentando la represión de una de aquellas dictaduras militares que, por la fuerza, los Estados Unidos impusieron en América Latina: Una dictadura criminal que arremetió contra la lucha de la juventud estudiosa y la intelectualidad, contra los trabajadores, a punta de represión, cárcel, torturas, crímenes, frente a la cual elevó su voz de poeta, desde el exilio que lo salvó de la cárcel y de la muerte, poesía que llegó a los corazones de la juventud que, entre la lucha conspirativa, la pinta de paredes, las reuniones clandestinas, la elaboración y difusión de volantes: Impresos de fuego distribuidos con pasión por la juventud que se rebelaba contra los militares fascistas, logrando finalmente echarlos abajo, a pesar de que, muchos de aquellos jóvenes, en lo mejor de sus vidas fueron desaparecidos, asesinados, coartadas sus vidas que, en medio de sus acciones rebeldes, se besaban dándose un chasquido de luz y flama interna para alimentar sus vidas y seguir peleando: Muestra de que el amor militante de la juventud enciende más la vida y el combate revolucionario: Ese espíritu recogió Benedetti en sus poemas y cuentos: El de jóvenes cuyas vidas fueron segadas como flores cuando éstas empezaban a abrirse para buscar el sol, cuyos hermosura y vigor fueron recogidos fluida, tiernamente, por la sensible pero altiva poesía de Mario Benedetti: Resonancias que llegaron a los oídos y corazones, a las mentes sensibles y corajudas de aquellos y se regaron por América Latina y el mundo; cuentos cargados de ternura, sensibilidad y denuncia contra la represión que el imperialismo en vano ejerció a través de la dictadura militar para intentar detener la lucha por la libertad y la soberanía de Uruguay.

La poesía de Benedetti estaba en los labios y en la memoria de la juventud, la llevaban en sus mochilas, en sus bolsillos para leerlos mientras viajaban en el bus, o en el chispear de un instante durante el trajinar del día: Los leían con amor e interés muchachas y muchachos de Venezuela, Ecuador, Chile, Argentina y de su tierra amada: Los leía la clase media progresista, la intelectualidad democrática y llegaba a los hogares obreros y populares.

Armados de esa tradición de izquierda cantada por Benedetti, la juventud, los trabajadores y el pueblo uruguayo botaron a los militares del gobierno y abrieron surcos de cambio en esa tierra irreverente.

El poeta volvió a su patria y siguió pincelando la vida libertaria con sus versos, lo cual ha sido reconocido por su pueblo, por la juventud y la intelectualidad progresista, que, encabezada por Eduardo Galeano, lo acompañó durante el velatorio de sus restos mortales cumplidos emotivamente en el parlamento uruguayo como justo reconocimiento a su vida combatiente, a su pluma libertaria por la auténtica democracia para su tierra y para el pueblo uruguayo.

El poeta Benedetti ha muerto como suele morir la gente que da todo lo que su espíritu, su mente y su cuerpo, pueden dar para contribuir a la lucha por una vida distinta, por un mundo nuevo que se hace con todas las fuerzas, con todas las energías y pensamientos que se logre acumular para derrotar a nuestro mismo enemigo; con todos los sueños que, como los de Benedetti se alzan contra el imperialismo y las oligarquías.

Que la tierra fértil cubra tus restos poeta de las bienandanzas, de la irreverencia antimilitarista, de las esperanzas y sueños de emancipación para Uruguay y las tierras del llamado “nuevo mundo”, que seguimos bregando por el mundo nuevo, por el socialismo, con el concurso de hombres, de escritores y poetas como tú: Que tu cuerpo y mente, ahora yertos, germinen en la tierra que ahora te guarda y te cubre como semilla de libertad.

Antonio Guerrero
Drouet